hit counter
Área Práctica, Gestión

Cómo resolver un conflicto laboral

Una de las áreas en donde el líder debe demostrar su capacidad es en la resolución de conflictos laborales. Saber estar a la altura de las circunstancias exige tener una personalidad especial, capaz de imponer su criterio, pero teniendo a la vez, un talante conciliador. Veamos cinco trucos para enfrentarnos a un conflicto en el seno de su empresa.

1. Escucha a las partes en conflicto

Cuando no somos capaces de escuchar con imparcialidad las dos versiones de una misma historia, estamos dejándonos llevar por nuestros prejuicios y prestando más credibilidad a una de las partes únicamente basándonos en nuestra afinidad personal.

Sería absurdo no reconocer que en muchos casos la historia parece clara desde el principio, pero incluso en esas ocasiones debemos escuchar a los protagonistas de un conflicto laboral. Quizás en las situaciones que aparentemente parecen más flagrantes, se esconden elementos con los que no habíamos contando en un principio.

2. Realiza tu propia investigación

Una vez hayamos escuchado las partes interesadas, debemos realizar por nuestra cuenta una pequeña investigación para decubrir cuáles son las tesis que se sostienen y sobre qué pilares lo hacen. Una vez más, debemos evitar cegarnos por ciertos prejuicios.

En la mayoría de las ocasiones no necesitaremos ser Sherlock Holmes para intuir dónde se esconde la verdad. Al investigar, al preguntar a los demás, al implicar a un grupo de personas estamos reforzando nuestro papel como líder.

3. ¿Dónde está la raíz del problema?

Un conflicto concreto o una discusión aislada esconden en realidad un conflicto laboral mucho más profundo. Quizás sólo hemos vislumbrado la punta del iceberg, mientras que a “nuestras espaldas” se ha estado gestando durante meses un problema de grandes dimensiones.

Si después de nuestra investigación intuimos que éste puede ser el caso, debemos afrontar la raíz del conflicto de cara, de forma que podamos prevenir futuros problemas.


4. Tacto y diplomacia

Incluso cuando hemos llegado a la conclusión de que “la culpa” es atribuible a una de las partes, debemos evitar ciertas escenas histriónicas que en nada nos ayudan a reforzar nuestra posición como líder.

Las broncas, las “humillaciones” en público, etc. no sólo son una falta de respeto por la persona que colabora con nosotros, sino una excelente forma de comprometer nuestra posición. En cambio, con una conversación privada, en un tono serio pero sosegado, podemos transmitir exactamente lo mismo.

5. Aprende a quedarte al margen

Algunos conflictos se resuelven por sí solos en un par de días. Como líderes, no debemos caer en la tentación de inmiscuirnos en todos los conflictos y rencillas que afectan a nuestro equipo de trabajo. Debemos aprender a mantener la distancia y sólo involucrarnos cuando el conflicto realmente lo requiere.

El micromanagement nunca nos ayudará a mejorar la gestión de nuestro equipo. Más bien al contrario, es cuando tomamos cierta distancia cuando podemos entender mejor todo lo que ocurre.

Artículo AnteriorSiguiente Artículo
htc_vive_tienda_online
google_cloud_empresas

Google se pone serio con su oferta profesional

Fire TV con Alexa

Amazon actualiza su Fire TV con Alexa

Media Markt

Media Markt prueba la entrega de pedidos con robots

Suscríbete gratis a MuyCanal

La mejor información sobre el canal de distribución informático en su correo electrónico cada semana. 

¡Suscripción completada con éxito!