hit counter

Pagos móviles ¿deseo o realidad?

pagos_móvilesEn estos días estamos viviendo una vorágine de servicios y dispositivos destinados a realizar pagos móviles. Unas herramientas que aseguran que ayudarán a vender más, mejor y de una forma mucho más cómoda. Pero ¿Realmente los usuarios quieren y/o necesitan el pago móvil? ¿Qué aporta que no tengan otros métodos?

Start-ups como iZettle, Payleven, Mymoid, entre otras, tienen ya sus aplicaciones listas para que cualquier tiendas se adapte al pago móvil. No obstante, esto no es solo cosa de pequeños emprendedores sino también de grandes. Gigantes como La Caixa anunció un acuerdo con Telefónica, Vodafone y Orange para impulsar los pagos móviles.

¿Queremos pagar con el móvil?

Según una encuesta realizada por TECHNOactivity, empresa desarrolladora de Mymoid, a más de la mitad de los españoles les gustaría pagar con su teléfono a la hora de realizar una compra, tanto si es física como si es on-line, concretamente al 60% de ellos.

Además, el 40% de los encuestados escogerían su dispositivo móvil antes que la tarjeta de crédito para realizar sus pagos y un 44% consideran igual de seguros los dos métodos de pago.

A juzgar, entonces por este estudio parece que sí. Hay un interés real por los pagos móviles. Una curiosidad que no se tiene porque traducir en uso. Más aún cuando estos datos vienen de una fuente que es juez y parte en el sector. De hecho, si nos remitimos al informe anual de Tecnocom sobre  “Tendencias en Medios de pago 2013” vemos un panorama diferente.

El estudio pone de relieve la creciente adopción de métodos de pago electrónicos tipo tarjetas o transferencias. Sin embargo, el pago en metálico sigue creciendo, un 2% en 2012. Aún así, ya hay 75 millones de tarjetas de crédito y débito que operan en España. Así, estos instrumentos de plásticos se convierten en uno de los principales métodos de pago.

Tanto la banca on-line como el comercio electrónico van ganando punto. Las gestiones vía Internet se han duplicado en los últimos cinco años llegando a los 151,5 millones en 2012. Sin embargo, todavía es una cifra baja si la comparamos con las cifras latinoamericanas o de otras alternativas de pago.

El estudio ni siquiera habla de los pagos móviles. Un dato más que pone de relieve que todavía son una minoría que parece que quiere ser más impuesta por las empresas que por los propios consumidores.

Otro estudio de GFT sobre la banca y las nuevas tecnologías advierte que pocos están dispuestos a prescindir completamente de la interacción personal con los asesores financieros. Más varapalos a este modelo.

Beneficios del pago móvil

No obstante, los pagos móviles ya son una realidad. Quizás todavía poco palpable en España. No hay más que ir a un comercio para demostrarlo. Pero más real en otros países como Estados Unidos, donde el 40% de las pymes tiene un método de pago móvil. Aún así, como decía el responsable de iZettle en España, “no serán masivos hasta dentro de tres o cinco años”.

Pero ¿Qué tienen estos tipos de pagos? ¿Por qué algunos comercios se decantan por ellos? Estos son algunos de sus beneficios:

  • Alternativa de pago: el primer gran pro es que es otra modalidad más, otra opción para que los clientes puedan pagar. Esto en sí es una ventaja ya que cuánto más amplio sea el abanico, más posibilidades tendremos de llegar a nuevos usuarios.
  • Dispositivo siempre encima: pocos son los españoles que sale de su casa sin su teléfono. El smartphone se ha convertido en un añadido como nuestros zapatos o ropa. Quizás por ello es una evolución natural.
  • Facilidad: por regla general, los servicios de pago móvil son muy fácil de utilizar e instalar. Tanto para el comercio como para el usuario son sencillos. No obstante, como en todo, siempre hay un proceso de adaptación.
  • Protección: muchos servicios de pago móvil se venden como más seguros. Cuentan con diferentes certificaciones de seguridad que garantizan un transferencia segura.
  • Agilidad: otra de las ventajas vienen de la mano de la agilidad. Con este tipo de pagos, los servicios aseguran que mejoran el movimiento de los clientes porque agiliza las propias compras.

Viendo las ventajas de los pagos móviles se nos viene a la cabeza una cuestión ¿Realmente qué aporta nuevo? ¿Tiene beneficios adicionales? Quizás ahí este el problema de los pagos móviles. El día que ofrezcan un extra, quizás ese será el momento en el que los pagos móviles sean una realidad rentable.

Artículo AnteriorSiguiente Artículo
Verónica Cabezudo
Coordinadora editorial de MuyCanal. Danzando día a día entre partners, mayoristas y fabricantes para profundizar en el canal de distribución tecnológico.

Suscríbete gratis a MuyCanal

La mejor información sobre el canal de distribución informático en su correo electrónico cada semana. 

¡Suscripción completada con éxito!