hit counter

Por qué Amazon quiere ser más que una tienda on-line

amazon_negocio_diversificacion

Hablar de comercio electrónico sin mencionar la referencia de Amazon es prácticamente imposible. Lo que comenzó siendo una librería on-line se ha convertido en una tienda que vende de todo. Sin embargo, la corporación de Jeff Bezos aspira a ser mucho más que ese punto de venta para todo. Pero ¿Por qué?

Siendo el mayor vendedor on-line de Estados Unidos, Amazon tan solo domina el 5% del retail en su país oriundo. Un porcentaje que es el máximo con el que cuenta la corporación en un territorio. Fuera del país norteamericano sus niveles de representación son mucho más bajos. En España, por ejemplo, menos del 14% de todas las compras de las pasadas Navidades se hicieron por Internet por lo que su repercusión es aún más escasa.

Amazon domina el 5% del retail estadounidense

Analistas como Morgan Stanley calculan que las ventas de Amazon aumentarán un 16% cada año hasta 2025. Un ritmo que le haría crecer al doble que Google o cuatro veces más que Facebook. Aún así hablamos de un negocio con un techo limite de crecimiento. Los internautas son los que son y ahí es donde se escapa el control de la casa. Por ello, seguir aumentando números exige la diversificación y es lo que Jeff Bezos lleva haciendo mucho tiempo.

Terrenos a dominar

No es nuevo que Amazon busca dominar terrenos más allá del comercio electrónico. La logística, la tecnología de consumo, el cloud o el ocio doméstico son áreas donde la corporación lleva tiempo sembrando una cosecha que ya está floreciendo.

En el sector logístico, el rumoreado plan de autogestión de Amazon es el paso más decisivo para controlar todo el proceso. Un ciclo que con los años ha ido mejorando para conseguir no solo administrar sus propios pedidos sino también convertirse en un proveedor logístico más. Solo en España ingresó 1,72 millones de euros en este área. Pero sus expectativas van más allá. Innovaciones como los Prime Air o la nueva flota de aviones demuestran que el gigante tendrá mucho que decir en un futuro próximo.

En el apartado de tecnología de consumo, Amazon ha tenido luces y sombras. De su fallido Fire Phone a sus exitosos lectores Kindle o tablets Kindle Fire, la tienda on-line ha sabido sacar el jugo a los libros que un día le hicieron famoso y continuar exprimiendo el negocio.

Amazon juega al factor sorpresa

Al hablar de cloud para empresas es difícil saltarse el nombre de Amazon. Junto con Google o Microsoft, la corporación ha construido una infraestructura preparada para que compañías de todo el mundo puedan utilizarla. El resultado ha sido todo un éxito. 2016 le dejó unas ventas en este apartado de 12.219 millones de dólares que incrementaron el negocio conseguido en 2015 cuando AWS ingresó 7.880 millones de dólares.

Alexa y los servicios digitales lideran la propuesta de ocio doméstico. Con decididos pero lentos pasos, Amazon está promoviendo sus propios productos para dotar a las casas de su propia tecnología. Echo o su catálogo de entretenimiento, sin ser sus opciones más demandadas, añade un valor a su oferta. Y es aquí donde su propuesta se mezcla con la inteligencia artificial que tantas alegrías espera dar en los próximos años.

Pero a Amazon le gusta jugar con el factor sorpresa. Lo comentaban hace tiempo en Times: “Amazon raramente habla de sus objetivo a corto plazo o su visión estratégica. Es su valor sorpresa”. Y es justamente este desconocimiento hace que cuando se desvelan sus pasos provoquen un revuelo que nos recordar a los mejores años de Apple y nos hagan esperar con ansias sus anuncios que quizás le hagan entrar en nuevos terrenos.

Artículo AnteriorSiguiente Artículo
Verónica Cabezudo
Coordinadora editorial de MuyCanal. Danzando día a día entre partners, mayoristas y fabricantes para profundizar en el canal de distribución tecnológico.