Web
Analytics
Actualidad, Canal

Gestión del almacen: 4 pasos para la optimización de inventario

gestion_almacen_logistica

Tener el inventario correcto, saber dónde está cada artículo y cuál es su ciclo comercial son retos adscritos a la gestión del almacén logístico. Desafíos que cobran especial importancia cuando cada metros cuadrado es clave para sacar rentabilidad al negocio y en una época en la que llegar el primero es esencial.

Un aprovisionamiento correcto implica mantener el equilibrio entre las necesidades que deberán solventarse y la liquidez óptima para disponer del flujo de ingresos que se necesita para dar cobertura al stock adquirido. En este sentido, Pablo Couso, director comercial de Datisa lo resume:

No tener la cantidad de stock suficiente implica no poder atender las demandas de los clientes y dejar pasar oportunidades de negocio. Almacenar demasiado stock, por el contrario, puede acarrear serios problemas de liquidez si no se consigue poner a tiempo en el mercado la mercancía que se guarda en el almacén”.

Cuando se trata de gestionar el almacén de un mayorista que funciona como el gran almacén del que se abastecen los clientes profesionales que dan servicio al cliente final, es crítico que la gestión sea aún más precisa por la relación de “dependencia” que se genera entre unos y otros. Que el mayorista tenga la capacidad de servir cuando lo demanda y con los productos que demanda, dependerá, fundamentalmente, de la organización de la reposición de stock de su gran almacén.

4 pasos para la gestión del almacén

Aunque partimos de la idea de que no es fácil estar siempre preparados para todo, la tarea de un mayorista o gestor de almácenes es precisamente esa. Buscar el mejor equilibrio entre la demanda y el aprovisionamiento de inventario. Para ello, hay algunas ideas que poner en marcha:

  • Inventario basado en datos: la tecnología ya nos permite cunatificar muchos parámetros de la logística y apoyarse en ellos es el primer paso. Evaluar la estacionalidad, las tendencias de mercado y los comportamientos de los clientes nos ayudarán a seleccionar lo que debe haber en el almacen.
  • Control de principio a fin: de poco sirve saber que un producto ha entrado en el almacen si no sabemos cuándo ha salido o en qué momento ha habido picos de demanda. Es necesario controlar todo el proceso para conseguir una gestión efectiva.
  • Coordinación: para que ese análisis de datos sea efectivo es necesario que todas las partes involucradas estén implicadas. Así, los jefes de compras, comerciales y gestores logísticos deben estar en permanente contacto para validar y actualizar la información que permita tomar decisiones.
  • Respuesta ágil: todas estas medidas deben ir acompañadas de decisiones rápidas que permitan reponer productos cuando estén a punto de acabarse o dejar de pedir otros que ya no se necesitan.

En definitiva, el análisis de la información dentro y fuera del almacen será la clave para una gestión adecuada. La coordinación y la agilidad serán dos complementos de valor para finalmente hacer que el aprovisionamiento sea el óptimo.

Imagen | Nana Smirnova

Artículo AnteriorSiguiente Artículo
Verónica Cabezudo
Coordinadora editorial de MuyCanal. Danzando día a día entre partners, mayoristas y fabricantes para profundizar en el canal de distribución tecnológico.

Suscríbete gratis a MuyCanal

La mejor información sobre el canal de distribución informático en su correo electrónico cada semana. 

¡Suscripción completada con éxito!