Web
Analytics
Actualidad, Canal

El mercado británico está revuelto, los compradores son pesimistas

mercado británico

Una encuesta de largo recorrido realizada a los consumidores de Gran Bretaña ha puesto de relieve que el mercado británico no sólo está revuelto por el Brexit, sino que los compradores se han mostrado muy pesimistas por el posible impacto que la salida de la Unión Europea puede tener para dicho país.

El barómetro de confianza de los consumidores marcó en los resultados de abril una nueva caída que lo coloca en “-7”, un resultado muy negativo que no se registraba desde el pasado mes de noviembre y que pone una vez más sobre la mesa los problemas que está provocando el “terremoto” generado por la separación entre Europa y Reino Unido.

Echando un vistazo a los resultados generales que recoge ese barómetro la conclusión es clara, los consumidores se muestran negativos y no ven el mercado británico con buenos ojos, pero además están preocupados por la economía del país y por los efectos que ya ha empezado a producir el Brexit.

¿Es una reacción exagerada?

Francamente no. Reino Unido llevaba en la Unión Europea muchas décadas y se había consolidado como uno de los países más importantes dentro de la misma, algo que generaba una gran confianza.

A esto debemos sumar que los resultados que al final acabaron dando el sí al Brexit fueron muy ajustados, tanto que se produjo un claro malestar que se extendió rápidamente entre la población e incluso se llegó a sugerir una segunda votación.

Por otro lado, y dejando a un lado el punto de vista político, tenemos un grave problema que está afectando en gran medida al comercio y a la economía, la inflación. Los precios de todos los productos han subido, incluidos aquellos más básicos, lo que ha generado una importante caída en ventas que en marzo llegó incluso a superar las previsiones de los analistas.

Las expectativas no son buenas, sobre todo porque se espera que la inflación acabe llegando al 3% a finales de año. Esto supone, dicho de una forma sencilla, que los precios de los bienes de consumo se incrementan a un ritmo mayor que los salarios, lo que equivale a una pérdida de poder adquisitivo.

Artículo AnteriorSiguiente Artículo
Isidro Ros
Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro del canal de distribución. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Suscríbete gratis a MuyCanal

La mejor información sobre el canal de distribución informático en su correo electrónico cada semana. 

¡Suscripción completada con éxito!