Web
Analytics
Actualidad, Canal

ASCAME lanza un plan para la recuperación del entorno económico del Mediterráneo

ASCAME plan post-COVID mercado mediterraneo

La Asociación de Cámaras de Comercio e Industria del Mediterráneo (más conocida como ASCAME) ha presentado un Plan para la Recuperación y para un Nuevo Desarrollo Económico para el Mediterráneo durante la celebración de su Comité Ejecutivo Extraordinario. El plan recoge más de 100 iniciativas para reactivar a los sectores y participantes más afectados tras la crisis del COVID-19, como el turismo o el automóvil, y a su vez cimienta los pilares para un nuevo modelo económico inclusivo, integrado y sostenible para la región.

El Mediterráneo se encuentra en un momento crítico tras haber sido azotado por una crisis económica y social sin precedentes a raíz de la pandemia del Coronavirus, que se añade a otros problemas endémicos de la región. Por este motivo, ASCAME ha sido pionera en lanzar una estrategia integral que apuesta por el crecimiento basado en la buena gobernanza, el desarrollo de una clase media fuerte y la cohesión social. Todos ellos pilares clave para el nuevo modelo de desarrollo económico.

Anwar Zibaoui, Coordinador General de ASCAME, ha recordado “la urgencia de una reactivación para evitar la asfixia económica y financiera, además de la necesidad sentar las bases para un nuevo modelo de desarrollo económico diferente, fundamentado en impulsar y potenciar la economía digital y de innovación, y una revolución verde con las energías renovables y la economía circular”.

A pesar de que casi la totalidad de sectores económicos se ha visto afectada por la crisis, algunos sectores estratégicos para el Mediterráneo como el turismo, la logística, el textil, el del automóvil, el agrícola o el de la salud, se han visto especialmente mermados por el parón de la actividad.

Entre las propuestas más destacadas, se encuentran la creación de un Consejo de Turismo Mediterráneo, así como de una Marca Mediterránea que promocione la región como un producto único y exclusivo, o la puesta en marcha de un fondo con para ayudar al sector. El documento destaca también la apuesta por convertir al Mediterráneo en un hub automovilístico competitivo, gracias a la proximidad con otras regiones, a la energía, a su mano de obra y a su eficiente logística.

La relocalización de la producción desde otras partes de Asia hacia los países mediterráneos sería la solución frente a los problemas de suministros que ha generado esta pandemia. La digitalización, los acuerdos de asociación con Europa y del avance de las conexiones multimodales, como el corredor Mediterráneo, son activos que atraen a operadores internacionales que buscan una nueva localización más segura. En cuanto al sector textil, el plan apuesta por la creación de la marca “Made in the Mediterranean” y por el establecimiento de asociaciones entre los empresarios de ambas orillas. Acuerdos que permitirían potenciar y hacer más competitiva esta industria.

El futuro en el sector agrícola Mediterráneo, generador masivo de puestos trabajo con un peso considerable en los PIBs nacionales, tiene que impulsar la seguridad alimentaria y apostar por una agricultura orgánica y sostenible. La mejora de la formación y la incorporación de la mujer y de los jóvenes resulta indispensable. La Dieta Mediterránea es otro de los activos de la región que se debe potenciar, tanto como sistema alimentario sano, como en productos certificados y turísticos.

Las crisis conllevan cambios de paradigma, y ahora es el momento de que el Mediterráneo asiente su modelo de desarrollo económico sobre tres pilares: economía digital, verde y azul. La digitalización ha sido la gran aliada de esta pandemia, y ha llegado para quedarse y ofrecer innumerables oportunidades a personas, empresas y gobiernos. Promover la inversión, el I+D, el comercio electrónico, generar ecosistemas de innovación, e incorporar la revolución Mediterráneo 4.0 a todo el territorio, son tan solo algunas de las palancas de crecimiento contenidas en el plan.

Por otra parte, salvar a las pymes resulta indispensable para el crecimiento inclusivo, el surgimiento de la clase media regional y el acceso al empleo. ASCAME negociará modificar todos los proyectos cofinanciados con la UE y otros socios con un presupuesto aproximado de 70 millones de euros, que serán adaptados a las necesidades de los sectores y empresas más afectados por la crisis sanitaria y social.

Tras la pandemia del COVID-19, la globalización está herida. Por ello el plan recomienda ir hacia la regionalización de la economía, apostando por los sectores que se benefician de la proximidad geográfica y la complementariedad económica. La integración económica regional y la creación de una Asociación Económica Mediterránea común deben ser objetivos a alcanzar para hacer frente a los nuevos retos y desafíos post pandemia.

Artículo AnteriorSiguiente Artículo
Avatar
Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro del canal de distribución. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Suscríbete gratis a MuyCanal

La mejor información sobre el canal de distribución informático en su correo electrónico cada semana. 

¡Suscripción completada con éxito!