Web
Analytics

¿Qué hay detrás del litigio entre Apple y Qualcomm?

Apple y Qualcomm

Apple y Qualcomm andan enfrascados en un litigio que ha vuelto a poner sobre el tapete el uso y abuso de las patentes esenciales y la obtención de garantías en cuanto a las condiciones de concesión de licencias bajo parámetros justos, razonables y no discriminatorios (FRAND). Pero la problemática ha ido mucho más allá de las patentes; es una cuestión de negocio.

El uso de patentes, en teoría, permite estimular y apoyar la innovación, así como difundir la tecnología en un marco de igualdad para todos. Ello en el mundo ideal, porque lo cierto es que estas patentes además de suponer ingresos multimillonarios para quienes las poseen (como Qualcomm), se utilizan (legal e ilegalmente) para mejorar la posición en el mercado y desplazar a los rivales en estrategias contra la competencia.

Apple y Qualcomm, amor y odio

El mes pasado, Apple presentó una demanda contra Qualcomm por cobro excesivo y discriminatorio de royalties de estas patentes esenciales y retención ilegal de 1.000 millones de dólares en partidas relacionadas. Esta misma semana en la presentación de resultados financieros, el CEO Tim Cook, ha explicado que “Apple no tenía otra opción que demandar a Qualcomm. Era el último recurso, No vimos otra manera de avanzar”.

Qualcomm ha respondido a la demanda negando todos los cargos y acusando a Apple de manipular en su favor los acuerdos con ella” por la que obtenía licencias tecnológicas esenciales y “atacando activamente a Qualcomm en varias jurisdicciones alrededor del mundo, malinterpretando lo que realmente ocurre y promoviendo que otras empresas decidan demandar también a Qualcomm”. Las condiciones de cómo comparte Qualcomm “está en sus licencias, que tienen términos muy bien definidos”, aseguran.

¿Cuánto paga Apple y otros fabricantes?

Por cada iPhone 7 vendido (modelo básico con precio de venta de 649 dolares), Apple paga alrededor de 15 dólares en royalties por la tecnología inalámbrica patentada por Qualcomm. En modelos superiores, como el iPhone 7 Plus, Apple paga mayores cantidades.

Apple paga cinco veces más que otros fabricantes por las mismas licencias

De acuerdo con la demanda, Apple ha estado pagando por las mismas licencias cinco veces más que otros fabricantes, una condición discriminatoria para los de Cupertino. La explicación es que muchos fabricantes de dispositivos pagan a Qualcomm cuotas de licencia, así como royalties, en base a un porcentaje del precio de un dispositivo que puede llegar a sumar hasta el 5% del precio total de venta. Además, Qualcomm licencia sus patentes a estos fabricantes en un bloque y da lo mismo si solo utilizan algunas de las patentes del mismo.

Incluso cuando el año pasado finalizó el acuerdo de exclusividad suscrito con Qualcomm, y Apple comenzó a usar chips de módems inalámbricos de Intel en la mitad de sus nuevos iPhones, todavía tenía que seguir pagando royalties. Para Qualcomm, cualquier módem inalámbrico se basa en sus patentes, se queja Apple.

Qualcomm, en el ojo del huracán

La demanda de Apple ha sido la última pero no la primera contra Qualcomm. Corea del Sur le impuso una multa de 854 millones de dólares por practicar un “modelo de negocio injusto” y en China, tuvo que pagar 975 millones de dólares como parte de una investigación antimonopolio. Además, la Comisión Europea anunció en 2015 dos investigaciones antimonopolio sobre un supuesto abuso de Qualcomm de su dominio de posición de mercado en semiconductores, el otro gran negocio de la firma de San Diego.

Apple y Qualcomm

Lo peor para Qualcomm puede llegar de otra demanda de la Comisión Federal de Comercio estadounidense, en la acusa a la compañía de monopolio en el campo de los chips para smartphones al rechazar la entrega de patentes de estándares esenciales a fabricantes de chips rivales como Samsung, en términos justos, razonables y no discriminatorios como indica la norma.

“A Qualcomm se la considera un impuesto”, dicen los analistas, en relación a las tensiones y luchas que están librando los principales fabricantes de chipsets para móviles y algunos de sus principales clientes. Los fabricantes de móviles tienen cada vez mayor presión para integrar más funciones y electrónica en sus terminales sin subir los precios y abordar un sistema de licencias cada vez más costoso donde se paga doble, por los chips y por la propiedad intelectual, mucha de la cual no llegan a utilizar, dice Rufus Pilcher, socio de la consultora legal Morrison & Forrester:

“Los fabricantes de dispositivos tienen mucha presión por parte de sus juntas directivas para reducir costes y presión por los royalties, y Qualcomm es una buena parte de ese problema”.

Los analistas comparan el coste de las licencias de Qualcomm con las de la misma ARM, base de la mayoría de smartphones. ARM Holdings facilita sus licencias a todos los vendedores de chips (Qualcomm incluido) en términos justos, iguales para todos y a cambio de unos céntimos por cada chip, no cobrando varios dólares por cada smartphone. Según Stacy Rasgon, analista de Bernstein: “a ARM se la ve como un socio. A Qualcomm se la considera un impuesto“.

¿La avaricia rompe el saco? Un refrán popular que puede ser de aplicación. Si Qualcomm estira la cuerda puede poner en peligro un negocio multimillonario. El año pasado su división de derechos de licencia reportó 6.500 millones de dólares de beneficios antes de impuestos, mientras que el propio negocio de chips con sus renombrados Snapdragon, “solo” reportó 1.800 millones de dólares de beneficios antes de impuestos. 

¿Cambios en el mercado?

Aunque Qualcomm tiene problemas generales más allá de Apple, el verdadero detonante para el litigio con los de Cupertino ha llegado cuando Apple ha decidido utilizar otros chips distintos a los de Qualcomm, como los de Intel.

Apple y Qualcomm

La demanda también puede tener grandes implicaciones para otros fabricantes de chips para movilidad como Intel, cuyos módems inalámbricos utiliza actualmente Apple. “Intel tiene mucho que ganar si el modelo de negocio de Qualcomm se desplaza”, dicen algunos analistas

Apple es el mayor comprador mundial de componentes para dispositivos móviles y de hecho, la demanda de la FCC asegura que Qualcomm rebajó los costes de licencia de patentes a cambio de que los de Cupertino se comprometiesen a utilizar exclusivamente chipsets suyos, bloqueando a la competencia. Cuando acabó la exclusividad de uso de chips se acabaron las buenas relaciones.

Es difícil predecir como acabarán los litigios y las consecuencias para toda la industria incluyendo el canal, pero, cuidado, que Apple es mucho Apple hablando de dispositivos móviles. De hecho, las acciones de Qualcomm, que habían resistido en gran medida las demandas de los reguladores, se desplomaron el pasado lunes un 12% después que los analistas pusieran de relieve la gravedad de la demanda de Apple. Y sus consecuencias para un sector del smartphone que es el único que sigue creciendo en la computación mundial.

Artículo AnteriorSiguiente Artículo
Juan Ranchal
Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro del canal de distribución. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Suscríbete gratis a MuyCanal

La mejor información sobre el canal de distribución informático en su correo electrónico cada semana. 

¡Suscripción completada con éxito!