Web
Analytics
Actualidad, Noticias

Los ecommerce no deberían ignorar a los compradores con diversidad funcional

Sorprende que en un mundo en el que el acceso a la información es cada vez más sencillo, más rápido y más global, todavía haya un porcentaje de la población que, independientemente del lugar en el que se encuentren, no podrán acceder a muchísimas páginas de Internet y mucho menos comprar en ellas.

¿Qué pasa con la accesibilidad a personas con diversidad funcional? Ningún minorista se plantea construir su tienda con múltiples escaleras y pasillos estrechos, la norma (y la ley) es que cualquiera pueda entrar en cualquier tienda, independientemente de sus condiciones físicas o intelectuales. Sin embargo, las personas con diversidad funcional no pueden o les es muy difícil comprar en la muchas tiendas online.

Por ejemplo, si nuestra web tiene un video explicativo y no está subtitulado, una persona con dificultades auditivas no podrá entenderlo. También es importante cuidar los colores de las letras y el contraste el fondo para aquellos que tengan dificultades visuales.

Muchas personas con diversidad funcional no pueden comprar en tiendas online

Ahora en Canadá y Estados Unidos se llevará a cabo una nueva legislación que penalizará con multas y sanciones a aquellas empresas que no cumplan con los estándares de accesibilidad. Pero más allá de la multa, a las empresas también debería de motivarles que no estar adaptados a todo el mundo, significa vender menos.

En España, un Real Decreto de este año obliga a todas las páginas de las Administraciones Públicas a ser accesibles. También deberán serlo los portales de las empresas privadas que tienen más de 100 trabajadores o facturan más de 6 millones de euros.

Un mercado sin explotar

Partamos de la base de que todos por igual debemos tener el mismo acceso a la información y la posiblidad de comprar todo aquello que necesitemos. Ignorar a las personas con discapacidad cuando desarrollamos nuestro tienda online, supone obviar al 15% de la población, un 15% que puede comprar en nuestra igual que cualquier otra persona.

Según los datos que leemos en The Next Web, 60 millones de americanos tienen algún tipo de discapacidad, ya sea física y cognitiva. En el último censo oficial  de 2017 sobre personas con discapacidad en España, elaborado por el Instituto Nacional de Estadística, estima que hay en 3,84 millones. Excluir a todas estas personas no tiene sentido para ningún negocio, si la gente no puede encontrar lo que busca o pagar, son ventas que se pierden.

Por otro lado, los sitios que prioirizan la accesibilidad disfrutan de un mayor número de usuarios y mayores ganancias. El diseño enfocado en la accesibilidad brinda una mejor experiencia para todos los usuarios.

Para muestra un botón: Amazon, valorada en 777.000 millones de dólares, es una de las más adaptadas y gracias a ello, y a muchas más cosas, poseen el 40% del mercado de Estados Unidos.

Además, la accesibilidad no solo permite ganar más clientes, también posicionarán tu tienda en primer lugar. Los motores de búsqueda están diseñados para favorecer a los portales más accesibles.

Más allá de lo obvio, nos ha llamado la atención no encontrar ningún estudio sobre ecommerce que se centre en el potencial y niveles de compra que tiene este estrato de la población.

Consejos para mejorar la accesibilidad de nuestra tienda online

En la web del Observatorio ecommerce y transformación digital recomiendan tener controlados los siguientes puntos:

  • Lenguaje. Es necesario que el lenguaje utilizado en la creación de contenidos, así como en el propio diseño de la web, favorezca la comprensión de las personas que tienen dificultades. Un lenguaje sencillo, claro y simplificado es el mejor aliado de cualquiera.
  • Tipografía. Del mismo modo que el lenguaje, también es necesario que las tipografías del diseño de un sitio web sean claras y sencillas, que no dificulten la lectura. Se debe evitar cualquier tipo de tipografía que pueda inducir a un error de comprensión. También es fundamental trabajar con tipografías que no tengan un tamaño reducido y que puedan ampliarse sin problemas en caso de necesidad.
  • Diseño. En cuanto al diseño web, además de la tipografía, también hay pequeños detalles que pueden ayudar a la accesibilidad y navegabilidad de un sitio web. Cosas como no justificar los párrafos o fomentar el contraste de colores, son de gran ayuda para personas, por ejemplo, con dificultades visuales o cognitivas.
  • Imágenes. En el uso de imágenes en un sitio web, es fundamental incluir una descripción escrita para que los lectores de pantalla, que son herramientas que ayudan a navegar por la Red, por ejemplo, a ciegos o sordociegos, puedan acceder a la información de las fotografías. También sería interesante incorporarlo a cualquier archivo audiovisual.
  • Contenidos Audiovisuales. La utilización de subtítulos o audiodescripción asegura el acceso de todos a esos contenidos. Además, la audiodescripción también puede ser útil para mejorar la navegabilidad de un sitio web.
  • Formularios accesibles. Especialmente importante para el comercio online es el hecho de conseguir que cualquier persona, sean cuales sean sus capacidades, pueda cumplimentar un formulario de forma sencilla y sin problemas.

Imagen| Josh Appel

Artículo AnteriorSiguiente Artículo

Suscríbete gratis a MuyCanal

La mejor información sobre el canal de distribución informático en su correo electrónico cada semana. 

¡Suscripción completada con éxito!