Web
Analytics
Actualidad, Área Práctica, Canal

One-stop-shop: la estrategia de gestión TI integral

one_stop_shop_empresa

De un tiempo a esta parte venimos oyendo más aún el anglicismo one-stop-shop. Un palabra que, como muy bien hace el idioma inglés, resume una idea; la de concentrar las ventas o gestiones en un espacio de compras como si de una ventanilla única se tratase. Un concepto que muchas compañías buscan, pero que evidentemente no sirve para todo el mundo ni para vender todo, menos aún en un sector TI donde la especialización también es un grado.

El término one-stop-shop surgió allá por los años 20 en Estados Unidos. Viendo que los consumidores perdían mucho tiempo desplazándose entre tiendas, los comerciantes idearon un establecimiento que sirviera para comprar un poco de todo. El inicio de lo que después llamaríamos supermercados o hipermercados.

Hay cientos de empresas que han adoptado esta estrategia comercial one-stop-shop. Quizás uno de los más icónicos y exitosos es Amazon que aprovechando su tirón se ha convertido en un bazar online donde encontrar desde un cuaderno hasta un coche pasando por productos tecnológicos o de bricolaje.

Y es que la gran variedad de oferta, la experiencia y gestión unificada son precisamente alicientes para que muchos clientes decidan acudir a un único espacio online o proveedor TI para encontrar todo aquello que necesiten. Motivaciones que cada vez se ven más en la industria TI de cara a conseguir eficiencia, agilidad, una mejor comunicación y, sobre todo y ante todo, negocio.

Ventajas del one-stop-shop en IT

Conseguir gestionar todo desde una ventanilla única permite varias ventajas. Por el lado del consumidor, ofrece una experiencia unificada que ahorra tiempo a la hora de gestionar pedidos. En el lado de la compañía es más sencillo dar confianza y una propuesta adaptada cuando se tiene toda la información del proyecto y la comunicación es una. Así, con una ventanilla única podemos crear

Sin embargo, no todos las empresas tienen que aplicar la misma estrategia one-stop-shop. Existen muchos modelos dependiendo la idiosincrasia de cada negocio. Por ejemplo, puede ser interesante de cara a distribuidores de tecnología que quieran ser polivalentes. Aquellos que por su demarcación geográfica o idiosincrasia buscan vender un poquito de todo para llegar a ser un punto etéreo donde el cliente puede recurrir cuando tiene un problema tecnológico.

La estrategia one-stop-shop permite mejorar la comunicación, confianza y eficiencia

También puede ser una idea buena para centralizar la entrada de información o gestiones en un gran proveedor tecnológico. Muchas veces, estas grandes empresas se encuentran con el problema de no tener un espacio común para todas las áreas donde centralizar documentos o compartir ideas para no duplicar esfuerzos y rentabilizar el tiempo de todos. Así, un portal con los recursos corporativos o un punto único de atención puede suponer un one-stop-shop perfecto.

Las ventajas son tan palpables para el sector tecnológico que en los últimos años hemos vivido una verdadera explosión de adquisiciones y alianzas que trabajan en esta línea: buscar una propuesta integral combinando la especialización de diferentes organizaciones. Un planteamiento ya sea parcial o total que lleva a las empresas a estar más cerca de los clientes y lo más importante, convertirse en el proveedor TI para casi todo.

Artículo AnteriorSiguiente Artículo
Verónica Cabezudo
Coordinadora editorial de MuyCanal. Danzando día a día entre partners, mayoristas y fabricantes para profundizar en el canal de distribución tecnológico.

Suscríbete gratis a MuyCanal

La mejor información sobre el canal de distribución informático en su correo electrónico cada semana. 

¡Suscripción completada con éxito!