Web
Analytics

Estándares Wi-Fi ¿qué significan las abreviaturas?

El Wi-Fi se ha convertido en una tecnología habitual en hogares, establecimientos y empresas. Una forma cada día más común de conectarse a Internet donde nos encontramos con diferentes estándares Wi-Fi con el nombres IEEE precedidos de unos números.

Para explicar los estándares Wi-Fi es necesario empezar por su parte común. La abreviatura IEEE que comparten toda esta tecnología corresponde a las siglas del Institute of Electrical and Electronics Engineers. Este organismo, según nos explican desde Devolo, es el encargado de definir los estándares Wi-Fi.

El primero fue el IEEE 802.11, que permitía unas velocidades de conexión de hasta 2 Mbps. A partir de ahí hemos visto una tremenda evolución en las características técnicas de las conexiones inalámbricas que se diferencian por las letras sueltas que acompañan a este nombre. Vemos los principales estándares Wi-Fi:

  • IEEE 802.11b: Velocidades de transmisión de hasta 11 Mbps a través de la banda 2,4 GHz
  • IEEE 802.11a: Velocidades de transmisión de hasta 54 Mbps a través de la banda 5 GHz
  • IEEE 802.11g: Desarrollo adicional del estándar «b» con velocidades de transmisión de hasta 54
    Mbps
  • IEEE 802.11n: Uso simultáneo de las bandas 2,4 y 5 GHz para una velocidad de transmisión de
    hasta 600 Mbps
  • IEEE 802.11ac: Desarrollo adicional del estándar «n» con velocidades de transmisión de hasta 6.933
    Mbps
  • IEEE 802.11ax: Desarrollo adicional del estándar «ac» con velocidades de transmisión de hasta
    9.600 Mbps
  • IEEE 802.11be: El nuevo estándar Wi-Fi 7 está actualmente en desarrollo, y promete velocidades
    de transmisión de hasta 46.000 Mbit/s. Se espera que los primeros puntos de acceso Wi-Fi 7 se
    lancen en 2023.

wi-fi-red

Conocer cuál usamos: el punto de partida

Aunque, como hemos visto sus diferencias más acusadas son a nivel técnico, lo cierto es que es importante saber cuál permite usar cada dispositivo. Con ello podemos iniciar un punto de partida para la remodelación de una infraestructura de red o ampliar las oportunidades que ofrecen los nuevos estándares Wi-Fi.

Saber qué estándar Wi-Fi incorpora cada router o switch, por ejemplo, nos permite comprender hasta dónde puede llegar la red inalámbrica, si es suficiente para las necesidades de cada empresa o particular y en un estadio más avanzado, atender las incompatibilidades que puedan surgir.

En general, se presta mucha atención a la retrocompatibilidad en los estándares Wi-Fi. Si no fuera así, las
antiguallas que todavía se conservan en los hogares generarían problemas de compatibilidad que
impedirían las conexiones. Es por ello que la gran mayoría de terminales con certificación Wi-Fi acostumbran a ser compatibles entre sí.

Esto no quiere decir que los antiguos dispositivos no puedan generar conflictos por incompatibilidades. En caso de duda, se puede encontrar información al respecto en la documentación del aparato.

Además, y pese a todas la compatibilidades, vale la pena actualizar o renovar estos estándares Wi-Fi por un tema de seguridad. Un tema fundamental sabiendo que la red es uno de los principales vectores de ataque para los cibercriminales.

Artículo AnteriorSiguiente Artículo
Verónica Cabezudo
Coordinadora editorial de MuyCanal. Danzando día a día entre partners, mayoristas y fabricantes para profundizar en el canal de distribución tecnológico.