Web
Analytics
Actualidad, Seguridad

El auge de los ciberseguros obliga a las empresas a protegerse mejor

ciberseguros_seguridad

El ransomware, la negociación de un rescate provocado por esta amenaza o la decisión del pago son algunas de las situaciones que obligan a las empresas a cubrirse las espaldas con un ciberseguro. Un servicio que cada vez demandan más empresas para limitar los riesgos, pero que a la vez hace que estas tengan que tomar medidas adicionales para adherirse a ciertas pólizas. Una oportunidad para los partners TI y aseguradoras.

De hecho, según revela un estudio publicado por Delinea, más del 80% de las empresas consultadas han tenido que recurrir a su ciberseguro este año. ntre las principales razones para solicitarlo, se encuentran: la reducción de riesgos que se considera la principal razón para un 40% de los encuestados. Por las exigencias de la dirección ejecutiva y consejos de administración, para un tercio (33%) de los encuestados, y para el 25%, el principal motivo para tomar la decisión son los recientes incidentes de ransomware.

Otras razones principales para solicitar un ciberseguro son: los requisitos de los contratos comerciales (24%) y las recientes violaciones de datos (17%). Por su parte, la mitad de los encuestados (48%) indica que su póliza cubre la recuperación de datos, mientras que aproximadamente un tercio señala que cubre la respuesta a incidentes, las multas reglamentarias y los daños a terceros.

Dada la presión procedente de la cúpula directiva, no es de extrañar que el 93% haya recibido el presupuesto necesario para contratar sus pólizas de ciberseguro, incluso cuando el 75% de los encuestados afirmó que las primas habían aumentado en su última renovación.

Ciberseguro, sí, pero con condiciones

Las aseguradoras tienen claro que su negocio implica ciertos riesgos, pero también que deben ser los justos. Por ello, exigen a las empresas contratantes que tomen las medidas necesarias para limitar las posibles consecuencias, más aún, cuando hablamos de ciberseguridad. Art Gilliland, CEO de Delinea lo comenta:

«“Los ejecutivos y los consejos de administración recurren a los ciberseguros para reducir los costes asociados a las posibles infracciones. Como resultado, la mayoría de las organizaciones se apresuran a comprar o renovar una póliza, incluso cuando las aseguradoras disminuyen las coberturas y aumentan su precio de forma simultánea. Nuestro estudio muestra que las aseguradoras exigen cada vez más a las organizaciones que apliquen un conjunto más amplio de controles de seguridad para tratar de reducir el número de clientes que aprovechan sus pólizas».

Para poder optar a un ciberseguro, la mayoría de los encuestados (51%) afirma que la formación en materia de ciberseguridad es un requisito, y algo menos de la mitad (47%) declara la necesidad de contar con protección contra el malware, software antivirus, autenticación multifactor (MFA) y copia de seguridad de los datos.

Sin embargo, al preguntar sobre si cumplen con los requisitos relacionados con la gestión de los accesos privilegiados, solo un 43% afirma contar con las soluciones adecuadas y un 42% manifiesta haber tenido que adquirir soluciones adicionales (42%). Y es ahí donde toma protagonismo el canal de distribución como asesor de confianza para plantear una estrategia de ciberseguridad que exponga al mínimo a las compañías.

Artículo AnteriorSiguiente Artículo
Verónica Cabezudo
Coordinadora editorial de MuyCanal. Danzando día a día entre partners, mayoristas y fabricantes para profundizar en el canal de distribución tecnológico.