Web
Analytics
Actualidad, Área Práctica

Comprar o reparar un PC: ¿cuál es la mejor opción?

reparar_comprar_pc

Seguro que en más de una ocasión algún cliente ha llegado a nuestra tienda o negocio en esta situación: un equipo con una avería que no tiene claro si merece pena reparar u optar por actualizarlo a uno nuevo. Como asesores TI de confianza nuestro posicionamiento será básico para su decisión.

Aunque, como siempre, la última palabra dependerá de muchos factores, como partner TI debemos ofrecer una solución. Esta será diferente en unos casos u otros pero podrá tener un denominado común: el tiempo del equipo, sus prestaciones y el uso que se le vaya a dar.

En este sentido, una investigación de Techaisle, realizada en colaboración con Microsoft e Intel, llega a una interesante conclusión. Si un equipo tiene más de cuatro años repararlo puede ser costar 2,7 veces más que adquirir uno a estrenar. El cálculo de mantener un equipo de estas características se valora en 2.736 dólares, el precio de dos o más ordenadores.

Reparar un equipo de más de 4 años puede costar 2,7 veces más que comprar uno nuevo

Evidentemente, es necesario coger el estudio con pinzas viendo quién está detrás del mismo; empresas interesadas en que la renovación de ordenadores sea una constante. Sin embargo, no deja de ser una cifra significativa que choca frontalmente con la edad media de un PC.

Pese a las campañas de concienciación, las iniciativas y el impulso por parte de fabricantes y canal TI, el parqué de PCs está anticuado. Windows 7, pese a ser un sistema operativo de 2009, sigue siendo el más utilizado. Cierto es que Windows 10, lo último de Microsoft, está muy cerca o incluso, según algunas fuentes, ya por encima pero la versión 7 sigue representando más del 40% del mercado.

Antigüedad sinónimo de baja productividad

Hablar de un parqué de PCs anticuado en España y el resto del mundo no es nada aventurado. El mismo informe apunta a una edad media de los ordenadores de las pymes consultadas de cuatro años. Un tiempo que incluso puede ser mayor dependiendo del sector y uso dado. Y esto puede suponer una importante barrera hacia la digitalización.

Un ordenador antiguo no solo es un dispositivo que puede ir más lento o no soportar ciertos programas necesarios para el día a día. Hechos que nos pueden llevar a una ralentización de la productividad que afecte directamente al negocio del cliente y por extensión, a la transformación digital.

Además, los equipos antiguos cuentan con un soporte mucho más limitado. Esto se traduce en ausencia de actualizaciones de seguridad que ponen al descubierto brechas importantes.

portátil_pc_europa

¿Reparamos o renovamos?

Llegados a este punto volvemos a la cuestión inicial: ¿qué le contestamos a un cliente que no lo tiene claro? Es ahí donde nuestro conocimiento y su situación nos tiene que dar la respuesta.

Aunque reparar un equipo de más de 4 años puede merecer la pena, dependerá del uso y necesidades del cliente para tomar la decisión. Un consumidor que además tendrá unas limitaciones de presupuesto que afectan directamente a esa renovación. Incluso puede ser el único condicionante.

No obstante, es evidente que el mito -¿o realidad?- de la obsolescencia programada afecta de lleno a estos aparatos. Un mal que los compradores deben entender para finalmente observar que un nuevo equipo, a la larga, puede ser mucho más rentable. Pero ¿Lo entienden?.

Imagen | Fancycrave

Artículo AnteriorSiguiente Artículo
Verónica Cabezudo
Coordinadora editorial de MuyCanal. Danzando día a día entre partners, mayoristas y fabricantes para profundizar en el canal de distribución tecnológico.

Suscríbete gratis a MuyCanal

La mejor información sobre el canal de distribución informático en su correo electrónico cada semana. 

¡Suscripción completada con éxito!