Web
Analytics
Actualidad, Mercados, Tecnología

El trabajo del futuro es dinámico y flexible

La irrupción de nuevas tecnologías, unido a la evolución de las necesidades de los negocios, están configurando nuevos entornos laborales en los que prima la flexibilidad para adaptarse a los nuevos requerimientos.

La automatización, las nuevas tecnologías basadas en Inteligencia Artificial y robótica y los nuevos avances tecnológicos serán grandes impulsores de una nueva forma de realizar las tareas diarias y, por ende, de configurar una nueva forma de trabajar.

En este empeño, los líderes desempañarán un papel clave a la hora de estar preparados para integrar en las organizaciones las nuevas tecnologías que ya son una realidad, y las que vendrán, especialmente las de automatización.

Las compañías deben examinar cómo gestionan su cartera de automatización, preparar y perfeccionar sus habilidades de liderazgo, maximizar el valor de los empleados, crear cociente robótico y crear una empresa de aprendizaje para prepararse para el futuro del trabajo.

En este sentido, Forrester destacan el impacto que estas tecnologías de automatización tendrán, sobre todo, en cuatro áreas concretas.

En los puestos de trabajo

Las estimaciones de la consultora señalan que el impacto de la introducción de tecnologías de automatización se traducirá en pérdidas de empleos, un 29% en 2030. Esto se verá, sobre todo, en aquellos empleados que cuentan con conocimientos específicos sobre temas concretos y que realizan tareas repetitivas ubicados en cubículos. Por otra parte, solo permitirán la creación de un 13% de puestos de trabajo.

Las organizaciones deberán acoger nuevos empleados con conocimientos digitales

En las oportunidades económicas

Será interesante ver cómo la necesidad de mayores conocimientos digitales afecta negativamente a los trabajadores no digitales que no pueden desarrollarse lo suficientemente rápido para dar respuesta a los nuevos requerimientos. El hecho de prescindir de parte de estos empleados y de dar acogida a los que sí disponen de conocimientos digitales impactará en las cuentas de resultados de los negocios.

En los mercados globales

La subcontratación y la evolución de las cadenas de suministro han favorecido a las economías con ingresos más bajos que han sido capaces de adaptar el nivel de habilidad y la capacidad a las necesidades globales. La automatización interrumpe la deslocalización y aplica una presión adicional en las economías para crear una demanda interna que sea capaz de contrarrestar el cambio de la demanda global.

En la forma de realizar el trabajo

El trabajo dependerá de una relación simbiótica entre el hombre y la máquina. Esto derivará en la creación de estructuras que no estarán dirigidas únicamente por el hombre, sino que coincidirán las tareas de liderazgo, decisión y ejecución entre los robots y los seres humanos que brinden el mejor resultado deseado.

Imagen inicial | Bethany Legg

Artículo AnteriorSiguiente Artículo

Suscríbete gratis a MuyCanal

La mejor información sobre el canal de distribución informático en su correo electrónico cada semana. 

¡Suscripción completada con éxito!