Web
Analytics
Actualidad, Tecnología

La adopción de Windows 11, más lenta de lo esperado

Windows 11

La actualización a Windows 11 se acerca al 9% de los dispositivos con el sistema operativo de Microsoft. En esta lenta adopción, el segmento corporativo parece estar esperando un par de años antes de su adopción generalizada.

Los datos sobre la adopción del nuevo sistema operativo de Microsoft, Windows 11, muestran una aceptación que oscila entre el 1% y el 9%. En este contexto, la mayoría de las empresas probablemente esperarán hasta al menos 2023 antes de implementar Windows 11 de manera generalizada.

Así se desprende de los datos del proveedor de software de monitorización de equipos, AdDuplex. Según sus muestras, la adopción de Windows 11 ha alcanzado casi el 9% pero, sin embargo, se trata de una cifra que contrasta con la publicada por Lansweeper que indica que el nuevo sistema cuenta con una tasa de adopción de menos del 1%.

Han pasado dos meses desde que Microsoft lanzó Windows 11 el pasado 5 de octubre. Los datos de la encuesta de AdDuplex muestra que su adopción 8,9%, contando que un 0,03% de esa cifra proviene de los usuarios del programa Windows Insider.

No obstante, para la firma de gestión de activos de TI Lansweeper, la adopción de Windows 11 es de solo un 0,21% de los usuarios de PC.

De acuerdo con esta firma, las razones principales por las que Windows 11 no tiene tasas de adopción más altas se deben, probablemente, a los estrictos requisitos establecidos para actualizar a Windows 11 y a la falta de urgencia.

Y es que Windows 10 todavía es compatible hasta 2025, según apunta la evangelista técnica de productos de Lansweeper, Esben Dochy.

Una actualización a Windows 11 requiere un sistema con procesadores de 64 bits, 4 GB de memoria, 64 GB de almacenamiento, arranque seguro UEFI y Trusted Platform Module (TPM) v2.0.

La implementación de Windows 11 está siendo más rápida de lo previsto

Desde Gartner apuntan que esta gran diferencia entre ambas muestras es debido a los distintos tamaños de las muestras. Lansweeper obtiene sus datos de adopción de Windows de más de 10 millones de dispositivos que se ejecutan en redes empresariales y domésticas, mientras que AdDuplex basa sus datos en aproximadamente 60.000 PC con Windows 10 u 11 que ejecutan su software de monitorización.

Por su parte, Microsoft ha manifestado a través del blog de la compañía que la adopción de Windows 11 ha generado comentarios de los usuarios, en su mayoría, muy positivos. Como resultado, la compañía está avanzando el ritmo de implementación más rápido de lo que había previsto haciendo que la actualización de Windows 11 esté más disponible para los dispositivos con Windows 10.

Porqué no hay más actualizaciones a Windows 11

Aun así, los datos de Lansweeper apuntan a un goteo, y no a una avalancha, en su adopción, especialmente en las empresas.

Por un lado, Microsoft ha manifestado que seguirá admitiendo Windows 10 hasta 2025, ofreciendo un tiempo mucho más largo para actualizaciones corporativas a Windows 11. Eso permite a las organizaciones tomarse su tiempo para planificar y probar la nueva plataforma.

Steve Kleynhans, vicepresidente de investigación de Gartner, apunta que Windows 11 también es una actualización menos completa en comparación con Windows 10, y con poco que ganar, las organizaciones no encuentran una buena razón para instalar la actualización de manera inmediata.

Hasta 2023 no veremos una adopción generalizada de Windows 11

Es probable que, según Kleynhans, los únicos usuarios que están implementando Windows 11 en la actualidad lo hagan sin la aprobación de sus departamentos de TI. Por ello, el analista apunta que no será hasta 2023 cuando veamos una adopción más generalizada de este sistema operativo.

El cambio principal a Windows 11 es la interfaz de usuario (UI). En el nuevo sistema operativo han desaparecido los mosaicos del menú Inicio de Microsoft; han sido reemplazados por iconos que se parecen más a la interfaz de usuario de un smartphone o tablet.

Además, Windows 11 también ha reducido la cantidad de cuadros de diálogo que prevalecen en Windows 10.

Es de esperar que durante los próximos años, Microsoft siga añadiendo características más importantes a Windows 11 y aproveche el hardware más reciente, creando una mayor diferenciación frente a su antecesor.

Para Kleynhans, es probable que Microsoft también se sintiera presionado para lanzar Windows 11 porque el mercado de PC pedía una actualización que hiciera un mejor uso del nuevo hardware, por lo que aprovecharon la llegada de la campaña navideña para su lanzamiento.

No en vano, Lansweeper apunta que solo el 44,4% de las CPU actuales para estaciones de trabajo cumplen con los requisitos del sistema para actualizar a Windows 11.

Si las empresas quieren comenzar a adoptar Windows 11, deben averiguar cuáles de sus dispositivos existentes son compatibles para su actualización.

Imagen inicial | Tadas Sar

Artículo AnteriorSiguiente Artículo