Web
Analytics
Actualidad, Canal, Retail, Tecnología

La UE trabaja en nuevas propuestas para alargar la vida útil de los smartphones

UE smartphones

Alargar la vida útil de los smartphones y reducir los residuos electrónicos y el impacto medioambiental que conlleva. Un objetivo que se conseguiría si sigue adelante el nuevo reglamento que prepara la Unión Europea y que prevé que los smartphones tengas piezas de repuesto durante cinco años.

Tras la aprobación de la regulación para un cargador único USB-C para todos los dispositivos móviles, la UE trabaja en una nueva propuesta para prolongar el ciclo de vida útil de los smartphones.

Según el borrador de propuestas, se contemplan nuevas regulaciones de diseño ecológico y etiquetado energético tanto en smartphones como en tablets con la mirada puesta en mejorar la reutilización de estos dispositivos y su capacidad para ser reparados.

Así, la Comisión Europea podría exigir a los fabricantes de smartphones que tengan al menos 15 tipos de piezas de repuesto distintas para estos dispositivos durante un plazo de cinco años después de la retirada del producto.

Con ello, uno de los objetivos que se conseguirá será disminuir el impacto medioambiental que supone la renovación de smartphones y proteger a los consumidores de la obsolescencia programada. Para ello, a falta de concretar los detalles, el reglamento establecería que fabricantes y vendedores de smartphones tengan vinculación con reparadores profesionales durante los cinco años siguientes a la fecha de retirada del mercado de un modelo de dispositivo.

Además de los recambios, los reparadores deberán tener tutoriales que les ayuden en su tarea

Estos reparadores tendrían acceso a una serie de recambios que permitan a los usuarios reemplazar piezas de sus smartphones y evitar tener que desecharlos por mal funcionamiento. Baterías, pantallas, cámaras, puertos de carga, botones mecánicos, micrófonos, o altavoces, así como bisagras para los smartphones plegables y tablets, serían los recambios que tendrían a su disposición.

Asimismo, también contarán con tutoriales que les ayuden en la reparación de los productos.

Nuevos criterios para regular los recambios para smartphones

Otro de los puntos que contempla la normativa es que los compradores de smartphones tengan acceso las pantallas, bandejas de las tarjetas SIM y de la memoria, los micrófonos, puertos de carga y bisagras. Las instrucciones de reparación deben estar disponibles siete años desde que se deje de comercializar el dispositivo.

Uno de los aspectos importantes es que estas instrucciones deben ser extensas y claras y acceso al software necesario para la instalación de cualquier componente bloqueado.

Junto a estas novedades, la Unión Europea también pone sus miras en conseguir que las baterías de estos dispositivos duren más tiempo, por lo que tiene en mente que los fabricantes dispongan de baterías de repuesto para los usuarios. En caso de no tenerlas, deberán contar con baterías que cumplan un mínimo de durabilidad, entre otros aspectos, que conserven el 83% de su capacidad después de 500 ciclos de carga.

La nueva ley también regulará aspectos como el diseño que proporcione información sobre los precios de los repuestos

La regulación también contempla criterios de diseño que todos los smarphones deberá cumplir, como la obligación de los fabricantes y retailers de proporcionar información sobre el precio de las piezas de repuesto de cada modelo.

Además, deberán reforzar la confiabilidad, con aspectos como la capacidad para resistir hasta 100 caídas sin perder su funcionalidad. A esto se le suma la posibilidad de que los usuarios puedan donar sus dispositivos una vez borrados los datos de forma segura.

A la espera de que esta propuesta se concrete y materialice, si bien la iniciativa ha sido bien acogida por los activistas medioambientales, algunos fabricantes ya han mostrado su desacuerdo con algunos aspectos. Por ejemplo, algunos apuntan que estos condicionantes pueden llevar a una sobreproducción de piezas de recambio.

El coste de almacenamiento y posterior destrucción una vez transcurrido el tiempo de disponibilidad estipulado puede conllevar importantes desperdicios y precios más altos para los clientes. No obstante, será necesario ver en qué se concretan las medidas y cómo impactarán en fabricantes, retailers y clientes.

Imagen inicial | Jonas Leupe

 

Artículo AnteriorSiguiente Artículo
Avatar
Periodista especializada en tecnología e innovación con más de dos décadas de experiencia cubriendo la información del canal TI