Web
Analytics

Disrupción por coronavirus: cómo mantener el negocio a flote

Ante la crisis global que está ocasionando la pandemia del COVID-19, los directivos de las organizaciones se enfrentan al enorme reto de mantener su negocio a flote. Sin embargo, el desafío no es imposible: frente a la disrupción que está conllevando la crisis por el coronavirus, la planificación y tener en cuenta una serie de cuestiones, serán clave para salvar la situación.

Una de las principales medidas que los diferentes gobiernos de todo el mundo están tomando para hacer frente a la pandemia por el coronavirus pasa, en mayor o menor grado, por el confinamiento de la población. Sin duda, se trata de una acción que conlleva grandes cambios para millones de ciudadanos – se estima que más de un tercio de la población mundial está o estará confinada en estos momentos – lo que, a su vez, tendrá, y ya está teniendo, un enorme impacto en muchos negocios.

Ante esta situación, los responsables de las organizaciones deben tomar decisiones cruciales, en primer lugar, a corto plazo, para aumentar la resistencia de sus organizaciones frente a las disrupciones y prepararse para crecer.

Las consecuencias económicas que puede conllevar esta pandemia son motivo de preocupación para muchos empleados que ven cómo, no solo su salud queda expuesta, sino también sus puestos de trabajo.

El 45% de los empleados en Estados Unidos apunta que su vida laboral se verá afectada por el coronavirus

Valga como ejemplo una reciente encuesta realizada por Forbes en Estados Unidos, según la cual, más de la mitad de los empleados declaraba su miedo a la propagación del coronavirus, al tiempo que un 45% apuntaba que su vida laboral se verá afectada por el coronavirus, ya sea porque entren o no en contacto directo con el virus.

Pero, en este contexto aún incierto, los directivos y responsables de muchas empresas ven con gran preocupación, no solo que deben cuidar del bienestar de sus empleados, sino que también deben gestionar una situación inédita y dar continuidad a las operaciones de la organización lidiando con la gestión de personas teletrabajando y teniendo en cuenta muchos factores, como las temidas ciberamenazas.

Por ello, desde Gartner apuntan centrarse en tres acciones concretas a corto plazo para seguir prestando apoyo a clientes y empleados, garantizando así la continuidad de las operaciones.

Honor Consumidor Digital

Utilizar herramientas de colaboración digital

Las diversas medidas de cuarentena y restricciones de viaje llevadas a cabo por organizaciones, ciudades y países han ocasionado mucha incertidumbre e interrupciones a medida que las operaciones comerciales se suspendían o se llevaban a cabo de forma limitada.

Si bien el teletrabajo está permitiendo a millones de organizaciones seguir adelante, en aquellas en las que aún no se han establecido capacidades de trabajo remotas, los CIO deben encontrar soluciones provisionales a corto plazo. La mensajería instantánea para la comunicación general, el intercambio de archivos, soluciones para reuniones y el acceso a aplicaciones empresariales como ERPs y CRMs, así como garantizar un acceso seguro a las aplicaciones y los datos se erigen como prioritarias.

Las grandes tecnológicas favorecen el acceso a sus soluciones para ayudar al teletrabajo

Para facilitar este trabajo remoto, son muchas las empresas tecnológicas que están favoreciendo el acceso a sus soluciones, como Microsoft, que ofrece seis meses de suscripción gratuita a Teams; o Cisco, que ha puesto a disposición de los usuarios españoles, y de otros 43 países, de forma gratuita su plataforma de colaboración y videoconferencia Webex para ayudar al teletrabajo.

Pero, al mismo tiempo, las organizaciones también deben lidiar con la escasez de personal para mantener las operaciones básicas. Esto lleva a que los CIO tengan que trabajar con los líderes empresariales para llevar a cabo la planificación de la fuerza laboral y, de esta forma, evaluar los riesgos y abordar las brechas de personal, como la identificación de áreas de servicio de misión crítica.

Frente a una situación como esta, las nuevas tecnologías pueden desempeñar un papel crucial, como es el caso de la Inteligencia Artificial, que puede utilizarse para automatizar tareas.

Involucrar a clientes y partners

Muchas organizaciones ya involucran a sus clientes a través de plataformas digitales, pero el compromiso personal, cara a cara, aún sigue jugando un papel importante. Las soluciones de colaboración, videoconferencia y retransmisión en directo pueden servir en diversos escenarios de compromiso y venta a clientes. Pero, ante situaciones como la actual, las organizaciones también deben permitir a los clientes hacer uso de otros canales como el online, redes sociales, o respuesta de voz interactiva (IVR), entre otros.

El valor de los canales digitales crece a medida que la demanda del mercado se reduce y la gente confía más en las plataformas online para los suministros diarios. De ahí la importancia de que las organizaciones aprovechen los canales digitales para compensar parte de la pérdida de demanda.

Asimismo, también deberían adaptar rápidamente los productos para la venta a través de canales digitales. Esto ayudará a amortiguar mejor la pérdida de negocio como consecuencia del confinamiento de millones de ciudadanos y el cierre de miles de negocios.

Establecer una fuente única para los empleados

En momentos de crisis como el actual, donde reina un escenario de confusión, proliferan las comunicaciones de fuentes no verificadas, o con falta de datos, esto puede llevar a tomar malas decisiones al estar basadas en una mala información.

Esto, además de incrementar la incertidumbre de los empleados, lleva a que las organizaciones no estén preparadas para volver a las operaciones habituales. No obstante, se trata de algo que se puede solucionar siempre que las empresas aprovechen los datos para respaldar una mejor toma de decisiones y comunicar el progreso de manera más eficiente a los empleados.

El feedback se erige crucial en las organizaciones, y más en situaciones como la actual

De esta forma, las organizaciones pueden ofrecer contenido seleccionado, extraído de fuentes internas y externas, para proporcionar una guía práctica a los empleados sobre cómo conocer la verdad y no dejarse influir por informaciones falsas.

Recurrir a fuentes comprobadas como las de autoridades sanitarias y organizaciones internacionales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), será clave al tiempo que los responsables de recursos humanos y comunicación corporativa se involucran y examinan el contenido e interpretar las políticas de la compañía.

En esta tesitura, desde Gartner aconsejan la importancia de que las organizaciones configuren un espacio, una aplicación o una línea directa para compartir esta información de manera regular. De esta forma, los empleados también podrán hacer uso de estas plataformas para notificar a la compañía información sobre sus condiciones de salud y buscar apoyo cuando sea necesario.

El feedback siempre ha sido fundamental en las organizaciones pero, en situaciones de crisis como la actual, se erige como clave para que todo fluya de la mejor manera posible, independientemente de las coyuntura.

Imagen inicial | Maximilian Weisbecker

 

Artículo AnteriorSiguiente Artículo

Suscríbete gratis a MuyCanal

La mejor información sobre el canal de distribución informático en su correo electrónico cada semana. 

¡Suscripción completada con éxito!