Web
Analytics

Pago por uso: qué es

En los últimos años, el término pago por uso se ha popularizado enormemente para hacer referencia al pago por el consumo o uso de determinados servicios, soluciones o hardware. Un modelo de contratación con grandes ventajas para los clientes, al permitir que los costes sean variables, pero también para los proveedores y el canal TI.

Las tendencias en el consumo de tecnologías, así como la propia evolución tecnológica, han cambiado los modelos a la hora de ofertar determinados productos, soluciones y servicios a fin de adaptarse a los nuevos escenarios económicos y a las necesidades del cliente. Esto ha llevado a un predominio cada vez mayor de la opción de alquiler o suscripción a un servicio o producto frente a la tradicional compra o contratación, independientemente del tamaño y la actividad del negocio. Todos apuestan por el pago por uso.

Es, por tanto, un modelo basado en el pago exclusivo por el uso que se realiza del producto o servicio en detrimento del tiempo durante el que se contrata. Desde impresión en modo pago por uso, a monitorización de infraestructuras y recursos de red, la gestión centralizada de dispositivos, o backup remoto, hasta la gestión centralizada de dispositivos, entre otras muchas opciones, son algunas de las propuestas más utilizadas en esta modalidad.

Todo ello disponiendo de la nube como elemento clave y base para desplegar alrededor todo un ecosistema que contribuya a los despliegues ágiles y flexibles en múltiples entornos en los que implementar las soluciones y servicios a medida del cliente.

Muchos han aprovechado el pago por uso para ser más competitivos

En virtud de esta nueva contratación, existen distintas modalidades, todas ellas encaminadas a ofrecer la máxima rentabilidad y un control exhaustivo del verdadero uso que se hace de los servicios o productos contratados ya que el usuario solo para por el consumo real.

Sin duda, se trata de un modelo que aporta gran flexibilidad al cliente, especialmente al evitar tener que invertir grandes cantidades económicas para la adquisición de infraestructuras, externalizando y teniendo más costes variables, algo positivo para el cliente, pero también para el proveedor. Se trata de algo que, además, muchos han aprovechado para ser más competitivos frente a proveedores tradicionales que siguen basando su negocio en modelos de venta tradicionales.

Modelo IaaS

Dentro de la oferta de pago por uso existen distintas modalidades que permiten aprovechar el potencial de la nube para disfrutar de servicios o soluciones sin necesidad de acudir al tradicional concepto de compra y pagando solo por aquello que se utiliza.

Es el caso de las infraestructuras como servicio, o IaaS (Infrastructure as a Service), que permiten unos costes más bajos y una mejor previsión del desembolso a realizar, así como una mejor experiencia de cliente, ganando en rentabilidad. IaaS proporciona acceso a recursos informáticos situados en un entorno virtualizado, habitualmente hardware, desde servidores virtuales, a conexiones de red, ancho de banda, o balanceadores de carga distribuidos en distintos centros de datos de cuyo mantenimiento se encarga el proveedor cloud.

Escalabilidad, reducción de costes y una infraestructura siempre actualizada, grandes beneficios de IaaS

De esta forma, el cliente accede a todos estos componentes virtualizados y accesibles en la nube para construir su propia plataforma de TI lo que aporta escalabilidad, ya que los recursos están disponibles cuando el cliente los necesite, elimina la necesidad de invertir en hardware, y cuenta con acceso desde cualquier lugar con conexión a Internet, seguridad física en los centros de datos, y sin puntos únicos de fallo, si falla un servidor o conmutador, el servicio global no se verá afectado gracias a los recursos de hardware y configuraciones redundantes.

Los proveedores destacan que IaaS conlleva también otras grandes ventajas al permitir al cliente contar con infraestructura siempre actualizada, con productos y servicios que solo pagan de acuerdo a lo que consuman.

inteligencia_artificial_empresas

Modelo SaaS

El consumo de software también ha evolucionado hacia un modelo de suscripción mensual denominado SaaS, del inglés ‘software as a service’ (software como servicio). Un modelo en el que la distribución de software cuenta con el soporte y los datos alojados en servidores cloud y que agiliza el uso de aplicaciones basada en la nube y el partner o proveedor ofrece el mantenimiento, soporte y gestión del software al que el cliente accede gracias a la nube.

Como sucede con IaaS, también permite reducir los costes asociados de implantación, soporte y licencias que son sustituidos por un pago por uso, que suele ser una tarifa mensual. Con ello, el cliente deja en manos de su proveedor la implementación, mantenimiento, y gestión de las soluciones de software contratadas sin necesidad de disponer de infraestructura dedicada ya que estas propuestas se ejecutan en el servidor del proveedor del servicio.

SaaS permite aumentar la vida útil de los equipos del cliente y ahorrar en almacenamiento

Con el pago de la cuota, el usuario cuenta con la licencia de la aplicación y de todos los servicios como asistencia técnica, copias de seguridad, acceso al sistema desde cualquier equipo con acceso a Internet, con documentación almacenada y accesible siempre sin tener que preocuparte por su seguridad ni almacenamiento.

Sin duda, se trata de grandes ventajas que se suman al hecho de que, al tratarse de software alojado en el servidor del proveedor y ejecutarse online, no requiere de equipos potentes, lo que aumenta la vida útil de los equipos del cliente y se ahorra en almacenamiento.

Modelo PaaS

Otro de los modelos que avanza a paso seguro es el de Plataforma como Servicio, PaaS, de su denominación en inglés ‘platform as a service’, mediante el que la empresa proveedora se encarga de la infraestructura y de los servicios que la gestiona. Este entorno permite a los desarrolladores crear aplicaciones y servicios que funcionan a través de Internet y que se alojan en la nube a los que los usuarios acceden mediante un navegador web.

precio_tecnologia_partner

El modelo PaaS facilita la creación de aplicaciones de software utilizando herramientas suministradas por el proveedor, de forma que los servicios pueden ser funcionalidades preconfiguradas a las que los clientes pueden suscribirse eligiendo las que deseen acorde a sus necesidades. Esto hace que el pago por uso sea un modo de suscripción en la que el cliente solo paga por lo que realmente utiliza, algo más económico al compartir con otros usuarios una misma infraestructura física subyacente, lo que contribuye a reducir enormemente los costes.

Además de este ahorro, otras ventajas que permite PaaS es la posibilidad de que usuarios no expertos puedan realizar desarrollos siguiendo los pasos de una interfaz web; permite la colaboración entre equipos situados en lugares distintos, al requerir solo una conexión a Internet y un navegador web; mayor seguridad y flexibilidad al disfrutar de las funcionalidades que requieran como almacenamiento, hosting, herramientas de desarrollo y diseño, o soporte técnico.

Grandes oportunidades

Existen otras muchas modalidades de pago por uso. Las siglas DaaS son una buena muestra de ello ya que vienen a denominar distintos servicios como datos como servicio, del inglés ‘data as a service’; escritorio como servicio, del inglés ‘desktop as a service’, o gestión de dispositivos como servicio, ‘device as a service’.

Si bien muchas firmas apuntan a los datos como servicios para hacer referencia al modelo de aprovisionamiento y distribución de archivos de datos para su disponibilidad, eliminando los silos de información en las organizaciones y pudiendo acceder a los datos desde cualquier lugar y en cualquier momento sin restricciones departamentales, el uso más extendido hoy en día para DaaS es el de escritorio como servicio.

El partner juega un papel estratégico aportando valor en la provisión de servicios

Éste hace referencia a la disponibilidad de escritorios virtuales alojados en la nube por un proveedor cloud, que más allá de una oferta IaaS, ofrece todo el hardware y el software necesario al usuario. Bajo una suscripción de pago que suele ser mensual, el cliente no tiene que preocuparse por gestionar una infraestructura ya que ésta es proporciona de forma virtual por el proveedor que ofrece el soporte necesario para asegurar la disponibilidad de la propuesta que puede incluir la red, servidores, los escritorios de los usuarios y las aplicaciones alojadas.

En todo este panorama, los partners juegan un papel estratégico, y lo seguirán jugando en el futuro, atendiendo al valor que brindan en la provisión de estos servicios. Y es que, además de estos modelos, surgen nuevos “como servicio” que vienen a confirmar el éxito de la opción del pago por uso.

El auge de los servicios gestionados, contribuirá a que los partners y proveedores de valor adquieran una mayor relevancia. Además, para ellos, esta facturación mensual contribuirá a una estabilidad que muchos ven aumentada con el crecimiento de su base de clientes que, cada vez más, demandan estas modalidades para dar respuesta a sus necesidades en TI.

Imagen inicial| Jordan Rowland

Artículo AnteriorSiguiente Artículo

Suscríbete gratis a MuyCanal

La mejor información sobre el canal de distribución informático en su correo electrónico cada semana. 

¡Suscripción completada con éxito!