hit counter
21 de mayo de 2014 | por Verónica Cabezudo
Gamificación o cómo implementar tecnología jugando

Gamificación o cómo implementar tecnología jugandoÚltimamente el concepto gamificación empieza a sonar en todas partes. La primera ola de una tendencia que parece imparable y que llega a las empresas con ganas de ayudar a ser más eficientes y mejorar los procesos de trabajo. Pero ¿Qué significa gamificación? ¿Cómo podemos implementarlo en nuestro negocio?

Como término la gamificación se puede definir como la integración de mecánicas de juegos en actividades que nada tienen que ver con acciones lúdicas. La idea es mezclar conceptos reales y virtuales para conseguir que las tareas del día a día sean más entretenidas o manejables.

En este contexto, ya encontramos diferentes proyectos que se aprovechan del “juego” para crear experiencias diferentes. Empresas como Nike, Facebook o Microsoft apuestan por esta tendencia que va a más en prácticamente todos los entornos empresariales.

Presente y futuro

Aunque de momento la gamificación es más un concepto que una realidad del día a día, lo cierto es que desde 2012 las perspectivas han ido aumentando en el ámbito empresarial. Gartner espera que para 2015 más del 70% de las empresas del ranking Global 2000 de Forbes habrán aplicado o tenido experiencias de gamificación.

De hecho, se calcula que la inversión en gamificación aumentará de los 100 millones de dólares en 2011 a 2.800 millones de dólares en 2016. Una oportunidad de negocio que pone foco en compañías desarrolladoras de videojuegos, consultoras y agencias de marketing o publicidad.

Aplicación a la empresa

Pero ¿Qué tiene que ver esto con nuestro negocio? ¿Cómo podemos aprovechar la gamificación en la empresa real? La verdad es que hay muchas maneras, solo hay que encontrar la adecuada para nuestros clientes y ponerla en marcha para que los trabajadores hagan mejor su labor y, en definitiva, mejorar la productividad y eficiencia.

La gamificación compete a muchos ámbitos; la planificación de un equipo, la comunicación corporativa, la gestión del negocio… Prácticamente se puede llevar a cualquier ámbito porque lo que intenta es mejorar la experiencia de usuario. Para ello, nos contaban en MuyComputerPro los pasos a seguir que resumimos en:

  • ¿Qué queremos conseguir? ¿Para quién? y ¿Cómo?
  • Diseño de equipo de trabajo
  • Mide, ajusta y repite

Los juegos serios (serious games) son el mejor ejemplo de gamificación en situaciones de trabajo. El juego serio se define como un programa que combina un juego con una intención seria de tipo pedagógico, informativo, comunicacional, marketing, ideológico o de entrenamiento. Un elemento perfecto para enseñar a nuestros clientes un nuevo software o aplicación de una forma entretenida y mucho más rápida y efectiva.

Sin embargo, la gamificación puede ir mucho más allá. ¿Estás preparado para probarlo en tus clientes finales? ¿Has realizado algún proyecto integrando la gamificación?.

Copyright Total Publishing Network S.A. 2008. Todos los derechos reservados.