hit counter
Área Práctica, Gestión, Noticias

5 estrategias para un VAR de éxito

var_estrategia

Los revendedores de valor añadido, VAR en su acrónimo en inglés, tienen la tarea de ser un compañero de viaje tecnológico ágil, rentable y eficiente. Sin embargo, por el camino pueden surgir muchos obstáculos que hagan complicado el camino. Sin embargo, si se gestiona correctamente, el negocio VAR todavía es rentable.

Ayudados de un e-book de CRN nos hemos planteado 5 ideas que pueden ayudar a que el trabajo de un VAR sea más sencilla y por extensión, exitoso. Una estrategia que no busca solo la diferenciación de otros actores del mercado, sino también un servicio impecable que permita mantener los márgenes y el compromiso con el cliente.

Márgenes

La eterna crítica del canal hacia los fabricantes es vital para los VAR. Los partners de valor añadido deben valorar estos porcentajes para ver si es rentable una oportunidad. Al final, tener proyectos donde se maximicen los márgenes es clave para la supervivencia de este socio por lo que analizarlos detenidamente es un paso primordial en la estrategia.

Velocidad y eficiencia

Es frecuente que un VAR tenga que estar en varios frentes a la vez. La necesidad de tener diferentes proyectos abiertos le puede hacer estar a muchas cosas y nada.

Y precisamente para terminar con unos y dar paso a nuevos que exija más de lo que su equipo puede hacer de manera eficiente. Un proceso de trabajo nada rentable si queremos que los proyectos salgan adelante y nuestro prestigio quede intacto. Hacer un balance entre velocidad y eficiencia siempre siendo realistas.

Fidelización

Mirar al futuro también es clave en un VAR. No solo debemos acabar los proyectos que tenemos sobre la mesa, sino también hacerlo con el máximo cuidado y profesionalidad para que en un futuro los clientes vuelvan. Está claro que no siempre es fácil porque sobre todo en los negocios B2C muchas veces las expectativas y exigencias son mucho más alta.

Por ello, debemos mantener una comunicación fluida con el cliente para que sepa en todo momento que estamos haciendo y si está de acuerdo con los siguientes pasos. Prevenir antes que curar nos puede ahorrar más de un disgusto y/o queja por parte del cliente.

Colaboración

Todos en el mismo barco. Que tanto los profesionales del VAR como la empresa persigan los mismos objetivos es claro. De nuevo, la colaboración máxima es esencial para que pueda haber esa colaboración y mejoren los procesos de información.

No solo compromiso

Aunque como VAR debemos adoptar una serie de compromisos para con nuestros clientes, debemos ser conscientes de que pueden ocurrir imprevistos por el camino. Todo puede ser comprensible si se explica y se ofrece una alternativa mejor. O al menos esa es la teoría que nos ayudará a dar un valor añadido más: el de acabar proyectos con éxito.

Artículo AnteriorSiguiente Artículo

Suscríbete gratis a MuyCanal

La mejor información sobre el canal de distribución informático en su correo electrónico cada semana. 

¡Suscripción completada con éxito!