hit counter
Actualidad, No te lo pierdas, Tecnología

Cómo el lujo utiliza la tecnología para levantar ventas

Se calcula que la industria del lujo movió cerca de 1,08 millones de millones de dólares en todo el mundo en 2016. Una volumen de negocio que se reparte entre moda, vehículos, restauración y belleza mayoritariamente. Un sector que recurre al aliciente de la tecnología para continuar incentivando la compras de un público cuanto menos exigente.

La relación entre tecnología y lujo es directamente proporcional. A más innovación, más sensación de ser un producto de alta gama encuadrado en la categoría de lujoso. Y es justo con este sentimiento con el que juegan los grandes del sector tecnológico para atraer a los consumidores más preocupados por contar con lo último que por el precio. Amazon, Apple o Samsung son ejemplos que retratan la búsqueda del cliente lujoso.

En ese reducto de oportunidad es donde también se incorporan las marcas tradicionales del lujo. Un sector que ha visto como el mercado crecía un 4% el año pasado pero disminuía en subsegmentos claves. Es el caso de los productos de lujo que tuvieron un comportamiento plano con un volumen de 249.000 millones de dólares. En Europa el decrecimiento fue del 1%.

Lujo tecnológico

La incorporación de la tecnología en las marcas de lujos es una constante. El último en subirse al carro ha sido Louis Vuitton. El fabricante francés ha lanzado su gama de smartwatch Tambour Horizon para adentrarse en un nicho donde ya están otros como Hermès, Tag Heuer o el propio Apple. Su gran diferencia: estamos seguramente ante el reloj inteligente con Android Wear 2.0 más caro, 2.450 dólares.

Pero no es el único segmento donde el lujo ha querido entrar. El IoT ha abierto las puertas a sectores cerrados en sí mismos como el de la automoción o la moda proponiendo ideas conectadas donde la tecnología es la gran ventaja competitiva. No en vano la línea que separa la tecnología del lujo es cada vez más difusa. Fabricantes de la automoción como Tesla, BMW o Mercedes lo han hecho evidente con modelos cada vez más tecnológicamente preparados.

Vehículos Tesla
Vehículos de Tesla

También el punto de venta sigue siendo clave para las marcas de lujo. Con el 74% de los ingresos provenientes de las tiendas monomarca y grandes almacenes, el comercio físico ha echado mano de la tecnología para continuar causando impacto. Tanto es así que la inteligencia artificial, la realidad virtual o la señalización digital son opciones cada vez más utilizadas. En muchos casos todavía hablamos de experimentos pero dentro de un nicho como el retail que continuará creciendo, experimentando e innovando.

El lujo crecerá un 1 o 2% en 2017

La propia digitalización de los negocios también es un hecho en la industria del lujo. La modernización de plataformas web hace mucho que es un hecho pero el comercio electrónico todavía es minoritario (8% del total de ventas en 2016). Algunos como Gucci han conseguido incluso aumentar un 51% sus ventas gracias a la potenciación del mundo on-line. Otras firmas de moda como Moncler soprepasaron los 1.000 millones de euros por primera vez por su trabajo en redes sociales.

Y esto es solo el inicio. La dirección tecnológica está cada ve más marcada dentro del sector del lujo. Una industria que para este año podría crecer tan solo un 1 o 2% pero que cuenta con una expectativas de subida del 3 o 4% hasta 2020. Una tendencia de crecimiento modesto pero continuo donde la innovación seguirá siendo protagonista.

Artículo AnteriorSiguiente Artículo
Verónica Cabezudo
Coordinadora editorial de MuyCanal. Danzando día a día entre partners, mayoristas y fabricantes para profundizar en el canal de distribución tecnológico.